FACE Ltda, ocho décadas de historia

La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas y otros servicios públicos -Face Ltda-, fue fundada el 12 de Noviembre de 1939, en el salón de actos del Museo Social Argentino, en la calle Viamonte 1435 de la ciudad de Buenos Aires.

En el acto inaugural, representantes de 28 cooperativas eléctricas de distintos puntos del territorio nacional, aprobaron el estatuto federativo y la constitución formal de la entidad. Por Córdoba suscribieron el acta fundacional las distribuidoras de Hernando, Villa del Dique, Canals, Labulaye, Corral de Bustos y Río Tercero.

En la actualidad, 104 cooperativas de la provincia se encuentran asociadas a la federación, dentro de un universo de 240 afiliadas en el ámbito nacional.

Son 15 las provincias que integran regionalmente a Face, lo que hace que el federalismo y la visión integral de la problemática cooperativa, sean factores claves para la institución.

La entidad respeta cada una de las regiones coordinando las acciones y políticas que se llevan adelante, con los distintos consejos regionales y con las cooperativas que los integran, teniendo como meta atender a las necesidades y a los objetivos de las distribuidoras de servicios y de su zona.

La ventaja de esta modalidad de gestión integrada, es el aprovechamiento en cada región, de la experiencia de otras, así como la difusión temprana de coyunturas que, si bien en un primer término afectan a cooperativas de una provincia determinada, luego, en la gran mayoría de los casos, se extienden al resto de las jurisdicciones del país.

Cerramos este breve homenaje citando un párrafo alusivo al mojón fundacional de la federación, extraído del libro "Huellas de una historia - Face 1939-2014", a su vez , en el encabezado del presente artículo, compartimos el enlace para acceder a la obra completa: "...más de 50 cooperativas existentes en el país, numerosos grupos cooperativos que intentaban seguir sus pasos, y una creciente agresividad por parte de las empresas comerciales de capital extranjero, sumados a un contexto político adverso, conformaban un cuadro de situación que requería acciones comunes de las cooperativas para defenderse y sentar bases del crecimiento del movimiento. Comenzó a discutirse, entonces, la creación de una entidad que aglutinara a las prestadoras sin fines de lucro del servicio eléctrico".