Museo Vélez Sarsfield, referente de la identidad cultural de Amboy

Con abnegado esfuerzo, la Cooperativa de Provisión de Obras, Servicios Públicos y Sociales de Amboy y Villa Amancay, ha logrado preservar el legado histórico de la región, a través de la creación y el sostenimiento del Museo Dr. Dalmacio Vélez Sarsfield, un espacio que evoca la memoria del ilustre jurista argentino, hijo dilecto de la localidad amboyense, y que además, entre otros elementos, conserva cerca de 2000 piezas arqueológicas que dan cuenta de la forma de vida de los primeros habitantes de la zona, los aborígenes Comechingones.

El museo está situado en un inmueble propiedad de la cooperativa, donde otrora funcionara un antiguo almacén de ramos generales, su apertura, el 27 de Agosto de 1994, fue el resultado de interminables gestiones ante los organismos estatales por parte de dirigentes y trabajadores de la distribuidora de servicios, una labor que acabó siendo resarcida con creces, al encontrar sólido respaldo en objetivos superadores, tales como investigar, custodiar y difundir el patrimonio cultural local y regional.

En la actualidad la exposición está concesionada, no obstante la cooperativa continúa aportando a su mantenimiento, en atención al trascendental valor educativo y comunicacional de la muestra.

Cuenta con cinco salas temáticas, la primera, dedicada a Dalmacio Vélez Sarsfield, incluye valiosísimos escritos del brillante codificador argentino, el segundo ambiente está provisto de restos arqueológicos de las etnias comechingones, una tercer sala exhibe vestigios paleontológicos a través de fósiles de la mega fauna sudamericana, mientras que los dos espacios restantes abordan respectivamente, la historia regional con elementos pertenecientes a antiguos habitantes de Amboy y la actividad rural de comienzos del siglo XX y de finales del siglo XIX.

Las autoridades de la cooperativa -cuya jurisdicción de prestación abarca tres localidades del valle de Calamuchita, Amboy, Villa Amancay y San Ignacio-, entre los esenciales servicios que suministra a su comunidades, destacan con vigor la importancia que detenta el museo para la distribuidora solidaria: esta Institución avanza hacia un futuro promisorio, al tiempo que está empeñada en un proceso de educación, capacitación y adecuación que nos ayude a “iluminarnos” para resolver los problemas futuros, manteniendo los pies en la presente realidad y conociendo nuestra historia, abrevando del ejemplo de nuestros antecesores y pioneros, pero también intentando entender los nuevos paradigmas que marcan el ritmo de este siglo XXI”.