Carta abierta de las Federaciones de Cooperativas de Servicios Públicos de Córdoba

Con motivo del proyecto de Ley de Presupuesto para el año 2019, mediante el cual el Poder Ejecutivo Nacional propone una modificación al artículo 20 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, gravando a Cooperativas y Mutuales que tengan por objeto social las actividades de ahorro, crédito o financieras y de seguros y/o reaseguros.

 

 

 

 

En nuestro carácter de entidades representativas de Cooperativas prestatarias de Servicios Públicos repudiamos enfáticamente iniciativas legislativas de esta naturaleza, que al igual que en el ejercicio presupuestario anterior se repite, en un absoluto desconocimiento y descrédito del carácter jurídico de nuestras Cooperativas y Mutuales.

Asimismo, con profunda desilusión observamos el acompañamiento de un importante número de Gobernadores de Provincias, conocedores directos de la realidad de cada uno de sus distritos, quienes se han manifestado a favor de esta iniciativa legislativa de mero objetivo recaudatorio, olvidando por cuestiones de coyuntura económica y fiscal, el aporte para el desarrollo y arraigo de las sociedades del profundo interior de nuestro país, de las Cooperativas y Mutuales, con una inobjetable trayectoria de progreso, auge, prosperidad y evolución que superan indisimulablemente mezquinas pretensiones tributaristas, olvidando, finalmente, aspectos referidos a la trasferencias de recursos desde postergadas poblaciones rurales y suburbanas de nuestra Argentina, a favor del tesoro nacional.

Sostenemos la solidez, unidad y solidaridad del sector Cooperativo y Mutual ante iniciativas que desconocen nuestra esencia y función en la estructura económica, social y cultural de nuestras sociedades. No debemos claudicar en la firmeza de nuestras convicciones en defensa a ultranza del ACTO COOPERATIVO, que por acción y definición no está alcanzado por un impuesto cuyo objetivo es gravar las diferencias resultantes de acciones de otra naturaleza realizadas con la finalidad de obtener lucros para las partes actuantes. Tampoco podemos relegar esta postura  en procura de soluciones para un sector o segmento de nuestro generoso y diverso ámbito, democratizando sacrificios en el colectivo, que más allá de una mirada cortoplacista, pudiera generar un compromiso económico que será soportado por los asociados o dueños de las entidades, que de manera directa o indirecta, nos corresponde representar.