Asociación Coordinadora de Consejos Regionales de Córdoba Cooperativa Ltda

FACE Córdoba

Representante institucional de más de cien cooperativas de servicios públicos en la provincia

En Córdoba, a lo largo de la historia, el cooperativismo de servicios se ha desarrollado de una manera fenomenal, respondiendo a las necesidades de sus asociados y a las comunidades en las cuales está presente.

Para miles de habitantes de nuestra provincia, hablar de cooperativas significa referirse a la electricidad, el teléfono, el agua, el gas, cloacas, los servicios sociales y de telecomunicaciones.

Especialmente en el interior, en las zonas rurales y en las pequeñas y medianas localidades alejadas de los grandes centros urbanos, el protagonismo de estas entidades fue y es determinante para su crecimiento económico y social.
 
Las primeras cooperativas surgieron en la década del 30, en plena crisis financiera internacional, cuando algunas poblaciones resolvieron encargarse del suministro de energía eléctrica por medio de este modelo societario solidario, instalándose la oportunidad de recorrer un camino alternativo en el acceso a la electricidad, en un contexto de creciente movilización, de rechazo en algunos casos al despojo ejercido por los consorcios extranjeros, y en otros procurando acceder al servicio eléctrico que no era prestado por el Estado ni tampoco por empresas privadas.
 
Concretamente las cooperativas de electricidad, que hoy suman un total de 205 y se extienden sobre el 70% del territorio provincial, suelen estar entre las tres primeras empresas más importantes en cuanto a generación de empleo e incidencia económica local de cada comunidad. Un sector que -debiendo cubrir grandes extensiones territoriales para poder prestar el servicio- es sostenido por un universo de usuarios mucho menor de los que posee cualquier gran empresa prestataria del servicio de distribución eléctrica.
 
Casi cien años después, estas mismas instituciones siguen marcando el rumbo, con nuevos desafíos como son la generación de energías renovables y la proyección a servicios de avanzada tales como Internet y la televisión digital, el movimiento cooperativo de servicios posee -en muchos casos- aspiraciones de mayor vanguardia y tecnología que las empresas de capitales privados.
 
Justamente la economía solidaria, cuya visión y práctica reivindican el desarrollo personal pero también el comunitario, es el instrumento que los habitantes del interior provincial continúan eligiendo para transformar su realidad.
 
Con su distintivo énfasis en los valores, las cooperativas de servicios han demostrado ser un modelo versátil y viable, teniendo origen en una iniciativa empresarial de los propios pobladores de sus localidades de asiento, nacidas para responder a una demanda que en un momento y territorio determinados, el sector público y el sector privado convencional no le supieron dar respuesta satisfactoria.